domingo, 4 de septiembre de 2011

CUANDO LA SANGRE APUNTA



Al cumplir 45 años



Soy la constancia que deletrea su cifra
invocando al deseo de fraguar universos
sin galaxias, con el lenguaje a pelo.

Transformo la resistencia de mis ojos
comiendo en varios platos de oro,
peregrinajes, donde la desnudez habita la tierra
y el espacio afila el movimiento.

¡Ay! La melodía del desafío
se apropia de mis manos
y atravieso los milagros
para encandilar la idea de mi voz.

Habito en la sede del vértigo
y nunca cede el balanceo de la sentencia.

Me encuentro aquí
entre la caída y la cuerda
en el noveno paralelo
con vuestras miradas,
frases apuntando la realidad
que llevan a la sangre a erguirse como princesa.

Pero no entiendo el equilibrio,
mastico feroz,
y me someto al juego del relámpago.



Clémence loonis